Inicio > Blog de embalaje > Bolsas de papel como alternativa a las bolsas de plástico
Blog de embalaje

Bolsas de papel como alternativa a las bolsas de plástico

La alternativa a las bolsas de plástico existe y está disponible. Son las bolsas de papel, que aunque te puedan parecer un clásico han incorporado mucha calidad y, sobre todo, innovación en su fabricación para ocupar el espacio que dejarán libre pronto sus homólogas de plástico.

¿Por qué reemplazar las bolsas de plástico?

En España desde el 1 de julio de 2018 se prohibió la entrega gratuita de bolsas de plástico en los comercios. Aunque, quedan exentos los plásticos que se emplean por razones de higiene para cubrir alimentos a granel como, por ejemplo, los dispensados en bandejas.

La razón de este giro verde es que se pretende evitar la contaminación que producen este tipo de envases. La finalidad es prevenir y reducir el impacto que el uso de plásticos y envases tiene sobre el medio ambiente.

El plástico no deja de ser un polímero extraído del petróleo y como tal, además de ser muy resistente a la degradación por el sol y las condiciones de la atmósfera, también deja detrás de sí un rastro químico que resulta perjudicial para los animales y las plantas.

Cuando las bolsas plásticas terminan en los vertederos, o peor aún en el mar, su degradación es muy lenta, emitiendo gases y compuestos perjudiciales para la salud de los seres vivos.

En el caso del mar todavía es peor, puesto que cuando se van rompiendo en pequeños trozos, debido al efecto del oleaje, dichos fragmentos son ingeridos por los peces que no pueden procesarlos y quedan en su interior.

Normativa obligatoria sobre las bolsas de plástico

Como hemos mencionado antes, la normativa de bolsas de plástico que entró en vigor el 18 de mayo de 2018 prohibió desde el 1 de julio de ese mismo año la entrega de bolsas de plástico de manera gratuita. Pudiendo ser adquiridas por 5 céntimos aquellas hasta 49 micras y 15 céntimos las que superen este grosor. Y a partir del próximo mes de enero de 2021 no se podrán tener ni siquiera pagándolas. Ya puedes ver en los supermercados y tiendas cómo no es posible adquirir un producto y recibir directamente una bolsa de plástico.

Esta normativa española es una transposición de la directiva comunitaria sobre el mismo tema, que obliga a los estados miembros a reducir la cantidad de residuos plásticos generados.

Desde la fecha de entrada en vigor de la directiva comunitaria se obliga a envasadores, importadores, mayoristas y minoristas a que valoricen entre el 50 % y el 65 % de los residuos que puedan generar. También les obliga a reciclar entre un 25 % y un 45 % de los mismos.

¿Por qué utilizar bolsas de papel?

Existen una serie de motivos por los que te puedes decantar por las bolsas de papel. Aquí mencionamos algunos de los más interesantes.

En primer lugar está el aspecto ecológico, ya que las bolsas de papel son biodegradables y se deshacen progresivamente en el medio ambiente sin contaminar, algo que no ocurre con las bolsas convencionales de plástico.

Propiedades de las bolsas de papel

Existe la creencia de que las bolsas de papel son menos resistentes que las de plástico. Este mito hay que eliminarlo de nuestra mente, dado que pueden incluso tener una mayor resistencia que las primeras, es solo una cuestión de gramaje.

Las actuales bolsas de papel han sido sometidas a un intenso proceso de innovación y de mejora tanto en los materiales como en sus propiedades.

La innovación en cuanto a su fabricación las ha llevado a ser capaces de competir con las bolsas tradicionales de plástico en aspectos como la resistencia a la tracción o, incluso, a las condiciones climáticas.

También son muy interesantes las posibilidades a nivel de publicidad que abren este tipo de bolsas. La idea es bastante obvia, porque mientras una bolsa plástica se adapta al formato del envase impidiendo que se vea el logotipo de las empresas, en las bolsas de papel este queda perfectamente expuesto mejorando la visibilidad de cara al cliente.

Utilidades de las bolsas de papel

Otra cuestión muy interesante es que puedes reutilizar las bolsas de papel, ocupando menos espacio, puesto que las puedes doblar y tenerlas siempre disponibles en bolsos o mochilas.

Las bolsas de papel pueden ser reutilizadas de mil maneras. La más habitual y frecuente es poder volverlas a usar en las compras, pero existen muchas otras alternativas.

Las bolsas de papel se pueden utilizar como verdadero embalaje para regalos, siendo esta función recurrente en las compras de cosmética o de moda.

Su reutilización es igualmente posible para guardar durante mucho tiempo artículos que no se necesitan y que pueden permanecer almacenados en trasteros y despensas.

Así mismo, en caso de que te canses de ellas, siempre podrás reciclarlas echándolas en el contenedor del papel, cumpliendo así con su ciclo de vida sin contaminar.

Como ves, las bolsas de papel presentan muchas oportunidades de uso y constituyen una alternativa a las bolsas de plástico favoreciendo la reducción de la huella ambiental que generan sus equivalentes y siendo un elemento de gran durabilidad.

¿Necesitas asesoramiento?

Si tienes dudas, nuestros especialistas en diseño y consultores especializados en packaging y embalajes te asesorarán para encontrar la solución específica a tus necesidades.
CONTACTA CON NOSOTROS