Inicio > Blog de embalaje > Cómo embalar con plástico de burbujas correctamente
Blog de embalaje

Cómo embalar con plástico de burbujas correctamente

¿Realmente sabes cómo embalar con plástico de burbujas? Se trata de una de las formas más comunes de almacenar los objetos más frágiles y asegurar su protección. Sin embargo, son muchos los que no saben utilizarlo de manera correcta.

El plástico de burbujas sirve como relleno de un embalaje cuando, durante un transporte de mercancía, precisamos de una mayor protección para los objetos, previniendo cualquier golpe. También es importante utilizarlo cuando queremos inmovilizar elementos y evitar que vayan de un lado a otro dentro del contenedor. Además, este material servirá de igual modo cuando necesitemos un separador dentro de la caja.

Consejos para embalar las cajas con plástico de burbujas

Como hemos comentado, el plástico de burbujas es el mejor aliado para el embalaje, sobre todo si se trata de almacenar objetos frágiles. Pero, te recomendamos que sigas las siguientes pautas para asegurar que estás haciendo un uso correcto del mismo.

Las burbujas deben tocar los productos

Lo primero que debemos tener en cuenta para embalar de manera adecuada con este material es la posición en la que se han de colocar las burbujas. Es fundamental que, cuando embales, la cara en la que están las burbujas siempre se encuentre hacia dentro, en contacto con el objeto a transportar. De esta manera se ofrece mayor protección a los artículos gracias al efecto colchón que se ejerce sobre ellos. La amortiguación minimizará las consecuencias de los posibles golpes que podrían llegar a sufrir. En cambio, si colocas las burbujas hacia fuera lo más normal es que se pinchen y que sirvan de poco o nada.

Embalar por separado los diferentes productos

En el caso de que tengas que embalar varios productos a la vez, es más que recomendable que los envuelvas por separado. Así evitarás que se rocen o que se den golpes unos contra otros dentro del plástico de burbujas, sin protección entre ellos. Por eso cada producto debe ir con su plástico de burbujas correspondiente, que individualmente ejercerá como amortiguador y protector de una manera mucho más eficaz.

Elegir el tipo de plástico de burbujas adecuado

Es muy importante escoger el tipo de plástico de burbujas adecuado según el producto que necesitamos embalar. Podemos diferenciar los de burbujas pequeñas y los de burbujas grandes. ¿En qué se diferencian y para qué productos utilizar cada uno?

  • Plástico de burbujas pequeñas: el más habitual para dar protección a los objetos, también se utiliza bastante como material de relleno en los embalajes. Lo normal es que las burbujas cuenten con unas medidas de 5 mm de alto y 10 mm de diámetro. Con este tipo de plástico podemos embalar piezas de cerámica, botellas de vidrio o vajillas de porcelana.
  • Plástico de burbujas grandes: la medida de estas burbujas es de 14 mm de altura y 25 mm de diámetro. No es tan común como el anterior, pero de igual modo ofrece una excelente protección. Se suele utilizar para embalar los artículos especialmente frágiles y, por el extremo opuesto, aquellos que son más pesados y con mayor volumen. Algunos de los objetos que se embalan con este tipo de plástico son los elaborados en metal, los muebles de madera y los aparatos electrónicos.

Por lo que si necesitas transportar objetos frágiles o pesados, el plástico de burbujas será tu mejor aliado. Ofrecerá protección a tus pertenencias y evitará que puedan rayarse o romperse. Esperamos que al seguir estos consejos puedas utilizarlo de la manera más eficiente posible sin que tus productos sufran ningún tipo de daño.

¿Necesitas asesoramiento?

Si tienes dudas, nuestros especialistas en diseño y consultores especializados en packaging y embalajes te asesorarán para encontrar la solución específica a tus necesidades.
CONTACTA CON NOSOTROS