Inicio > Blog de embalaje > ¿Cómo transportar pescado fresco?: El embalaje que necesitas
Blog de embalaje

¿Cómo transportar pescado fresco?: El embalaje que necesitas

El pescado y el marisco son alimentos fácilmente perecederos, por ello es importante conocer cómo transportar pescado fresco para que se mantenga en buen estado. Además, hay que evitar cualquier posibilidad de contaminación de microorganismos. Por ello, hay que prestar atención a diferentes aspectos sobre el transporte y manipulación del pescado fresco, tanto para la temperatura como para las características de los envases y los vehículos que los transportan.

Condiciones del embalaje para pescado fresco

El embalaje del pescado fresco es el aspecto más importante para una adecuada conservación del pescado. Por ello, existen determinadas condiciones que se han de cumplir en el transporte del pescado. Por ejemplo, la temperatura es muy importante, y se clasifica según el pescado: refrigerado, congelado o congelado en salmuera.

  • Refrigerados: 0ºC
  • Congelados: entre -20ºC y -15ºC
  • Congelados en salmuera a -9ºC

Respecto a los envases, estos deben tener las siguientes características:

  • Proteger el pescado de la contaminación, el daño físico y otros factores que puedan deteriorarlo.
  • Contener el pescado en condiciones óptimas hasta que llegue al consumidor.
  • Facilitar la manipulación de pequeñas y grandes cantidades, y de pescado con hielo.
  • Simplificar y acelerar la carga, descarga y transporte del producto.
  • Tener un envasado y rotulado adecuado.

Los materiales utilizados en el embalaje del pescado son plásticos (PEAD o EPS, poliestireno expandido), papel, cartón, madera o combinación de varios.

Tipos de embalaje para pescado fresco

A continuación, veremos los tipos de embalaje más comunes para envasar el pescado fresco.

Cajas de material plástico

Estas cajas se utilizan para el transporte y almacenamiento, y no para el consumo final, excepto si el cliente compra el pescado fresco en un mercado o lonja de pescado.

  • Se fabrican de plástico de larga duración, como el polipropileno
  • Son encajables y autoapilables, haciendo más fácil el almacenamiento.
  • Normalmente llevan un sistema de drenaje para que el agua pueda salir y caer sobre las que están debajo.
  • Se utilizan junto con hielo, normalmente con aislamiento para mantener la cadena de frío.
  • Existen distintas capacidades. Las más utilizadas son entre 50 y 100 litros. Sirven tanto para transporte marítimo, terrestre como aéreo.

Cajas de poliestireno expandido (EPS)

Este tipo de cajas tienen múltiples ventajas:

  • Son ligeras y ofrecen un excelente aislamiento térmico.
  • Alta capacidad de resistencia mecánica y alta capacidad de amortiguación de impactos.
  • La absorción de agua es baja, así como su resistencia química. Por ello, son muy adecuadas para el transporte del pescado congelado o con hielo.

Todas estas características las convierten en ideales para el transporte de alimentos a temperaturas controladas. Son solo utilizadas para el transporte del pescado fresco.

Bolsas pre-formadas de polietileno (PET)

Se utilizan para el envasado previo o posterior al congelado. Pueden servir para el transporte y para llegar hasta el consumidor final. Se puede utilizar también con máquinas de formado-sellado. Tienen numerosas ventajas:

  • Mantener la calidad del producto, ya que el PET crea una excelente barrera al aroma, oxígeno y vapor de agua.
  • Perfecta estanqueidad a los líquidos y una buena elasticidad.

Bolsas pre-formadas laminadas (PE-PVDC, PE/PVOH o PE/PA)

Se utilizan para envasar al vacío, antes del congelado del pescado. Muy frecuentemente utilizadas para llegar al cliente final, además de para el transporte.

  • Proporcionan una buena barrera a los olores, la luz, la humedad y el oxígeno.
  • Permiten más creatividad a la hora del diseño, como acabados transparentes, colores, acabados mates o con brillo.
  • Existen numerosas variantes e innovaciones de plásticos laminados. También, podemos encontrar otros que, no sirven para hacer vacío, pero sí para termosellado y con extraordinarias resistencias y brillo, ideales para envasar congelados.

Cajas maestras

También denominadas cajas de cartón master, se utilizan para el pescado refrigerado y congelado. Han de montarse en la planta. Los bloques de pescado, han de envolverse en una película de PE para evitar quemaduras por congelamiento y los productos pequeños, en cajas de 2 kilogramos. El sistema de unión es por dobles, engrapado, cosido, pegado o con equipo especial de cierre. Se utilizan cuando no es necesario que el embalaje sea retornable.

Por lo que hay diferentes tipos de materiales y formatos para el embalaje de pescado. Para elegirlo, solo debemos tener claro con qué propósito lo transportamos: solo para transporte o para el consumo del cliente final, si es congelado o refrigerado, y algunos detalles más, como el diseño del embalaje.

¿Necesitas asesoramiento?

Si tienes dudas, nuestros especialistas en diseño y consultores especializados en packaging y embalajes te asesorarán para encontrar la solución específica a tus necesidades.
CONTACTA CON NOSOTROS