Inicio > Blog de embalaje > Cómo transportar vino de manera segura
Blog de embalaje

Cómo transportar vino de manera segura

Cómo transportar vino de manera segura es una de las preguntas más frecuentes a la hora de hacer un pedido.
Qué embalaje es el adecuado o cómo puedes guardarlas en el almacén para una mayor seguridad son algunas de las dudas.

Te contamos el proceso más seguro para transportar vino desde la fábrica hasta la tienda.

Transporte

La misión fundamental de un embalaje destinado al transporte es que proteja la mercancía. En este sentido suele ser recomendable emplear cartón, ya que posee una resistencia comparable a la de la madera pero pesa mucho menos.

Este tipo de cajas vienen compartimentadas. Cada botella ocupará un espacio propio, con lo que reducirás la vibración y los golpes. De este modo garantizarás que las botellas lleguen en óptimas condiciones.

También puedes complementar tu embalaje con elementos de protección, como espuma de poliuretano de baja densidad o foam, plástico de burbujas o relleno de papel o cartón.

Almacenaje

En el momento del almacenaje necesitas envases resistentes y modulares, que sean fáciles de transportar y manipular. Hay bodegas que optan por la madera, ya que tiene un acabado rústico muy afín al mercado del vino, el cava y otros licores.

Sin embargo, si tu clientela no va a tener acceso a tu almacén, puedes emplear cajas de plástico. Este material es ligero, resistente, económico y muy fácil de manejar y de limpiar.

Otra opción es conservar las cajas de cartón compartimentadas que hayas utilizado para el transporte. Esta es la opción más económica, ya que no tendrás que invertir en nuevos embalajes. A cambio requerirá más cuidado, porque la humedad o el líquido vertido de una botella rota puede empapar el cartón y debilitarlo, provocando el desfonde de la caja cuando la manipules.

Venta al público

Cuando pasas a la fase de venta al público, la seguridad debe dejar paso a la estética. Los productos entran por los ojos y difícilmente venderás una botella que sigue en la caja que empleaste para transportarla.

Con esta finalidad, existen envases específicos, que suelen fabricarse en un cartón menos resistente pero más agradable al tacto. También hay latas de aluminio diseñadas para este fin, así como bolsas de papel craft, estuches de madera y similares.

Las botellas más especiales pueden presentarse en cajones de madera e incluso cajones de cuero, pudiendo acompañarse de otros elementos como un sacacorchos. Recuerda que en esta fase deberías cuidar otros elementos de presentación como el etiquetado.

En definitiva, debes tener en cuenta que las necesidades de tu producto van variando a lo largo de la cadena logística. Si recibes las bebidas directamente en tu tienda, deberás disponer de cajas para botellas de vino llamativas. Y si te encargas de todo el ciclo, tendrás que elegir varios embalajes para el producto.

¿Necesitas asesoramiento?

Si tienes dudas, nuestros especialistas en diseño y consultores especializados en packaging y embalajes te asesorarán para encontrar la solución específica a tus necesidades.
CONTACTA CON NOSOTROS