Inicio > Blog de embalaje > Descubre por qué la cinta adhesiva se llama así
Blog de embalaje

Descubre por qué la cinta adhesiva se llama así

¿Alguna vez te has preguntado por qué la cinta adhesiva se llama así? Es un objeto que forma parte de nuestra vida cotidiana desde hace muchísimos años. Sin embargo, no conocemos demasiado sobre su origen. A grandes rasgos, una cinta adhesiva es una larga tira que sirve para unir objetos temporal o permanentemente. Tanto su anchura como su tamaño y transparencia varían, pues cada formato está adaptado a unas necesidades específicas. Fabricadas con caucho sin tratar, algunas solo tienen una cara impregnada en emulsión adhesiva, mientras que otras en ambas partes.

Origen de la cinta adhesiva

Los antecedentes de la cinta adhesiva se remontan a principios del siglo XX. Por aquellos años, las compañías empaquetadoras utilizaban el celofán como adhesivo de embalaje. Su gran ventaja era que permitía un cierre hermético y además, su transparencia dejaba ver a los clientes los productos que se encontraban en su interior. Sin embargo, con el paso del tiempo los empresarios fueron descubriendo que el celofán daba muchos problemas debido a su enorme hermetismo, especialmente en todo lo relacionado con la alimentación.

En 1925, un trabajador de la empresa estadounidense 3M Company, Richard Drew, inventó un adhesivo que era mucho más efectivo y no ocasionaba tantos problemas. A esta nueva cinta se la llamó Scotch, nombre con el que se la sigue conociendo en la actualidad. En un principio, una de las caras tenía el pegamento, mientras que la otra estaba hecha de papel. Con el paso del tiempo, fue adquiriendo la transparencia con la que la reconocemos hoy en día, y fue un éxito de ventas a partir de 1930. Años después, la gente empezó a utilizarla para otros usos.

¿Por qué la cinta adhesiva se llama así?

Su nombre en inglés tiene un origen curioso. Según se cuenta, se debe a que en un principio la tira solo tenía pegamento en los laterales. Un cliente la denominó vulgarmente “escocés” (“scotch”); por aquel entonces, la palabra “escocés” era utilizada de manera peyorativa para denominar a alguien tacaño o egoísta. A raíz de aquella anécdota y una vez patentado, 3M Company decidió nombrar a ese nuevo invento “Scotch Tape”.

¿Y en español? Está claro que la palabra proviene de su capacidad para adherir objetos. No obstante, a lo largo de toda España la cinta adhesiva ha adquirido diferentes denominaciones: celo, fixo, tesafilm, desafil, etc. En otros países hispanohablantes sucede lo mismo: en México es “diurex”, en Argentina se conoce como “cinta Scotch” y en Venezuela como “celo-tape”. Esta amplia variedad se debe a que se ha adoptado el nombre de las empresas que las distribuyeron. Así, por ejemplo, en Andalucía fue la compañía Fixo, y como tal se identifica la cinta adhesiva en general.

En definitiva, el origen de la cinta adhesiva tuvo lugar en 1925 gracias a Richard Drew. Favoreciendo las labores de embalaje, se utilizó más tarde para otras tareas cotidianas. En cuanto a la nomenclatura, mientras que la palabra inglesa tiene su origen en un término peyorativo, en España la variedad se debe a las empresas que las distribuyeron.

¿Necesitas asesoramiento?

Si tienes dudas, nuestros especialistas en diseño y consultores especializados en packaging y embalajes te asesorarán para encontrar la solución específica a tus necesidades.
CONTACTA CON NOSOTROS