Inicio > Blog de embalaje > Tipos de materiales de las bolsas de plástico
Blog de embalaje

Tipos de materiales de las bolsas de plástico

El material de las bolsas de plástico está sometido a examen por criterios de sostenibilidad y por su potencial impacto en la naturaleza. El crecimiento espectacular en los últimos cuarenta años de este tipo de envases plantea un problema global sobre gestión de residuos. Por eso habrá llegado a ti información variada que conviene clarificar y ordenar.

Nuevos materiales para las bolsas de plástico

Las bolsas de polietileno se conocen comercialmente desde hace más de cincuenta años. Pero fue a principios de los años ochenta del siglo pasado cuando se inició una progresiva y masiva sustitución del papel y de otros materiales reutilizables. El precio económico y la difusión mundial de los hábitos de consumo de los países más desarrollados fueron el motor de este empuje.

Así hemos llegado a la situación actual, se estima en algo más de 230 bolsas de plástico por año y habitante. La generalización mundial de estas pautas de consumo hace llegar miles de toneladas de materiales plásticos a mares, océanos y otros lugares de la naturaleza.

Las deficiencias en los sistemas de recogida de residuos o de reciclaje trasladan el procesamiento de estos elementos al medio ambiente. Los mares internacionales reciben la carga de estas ineficiencias. Lógicamente, esto suscita una preocupación que trasciende las fronteras nacionales.

Desde hace años, la industria química de los plásticos ha puesto en máximo interés en investigar y poner en el mercado alternativas verdes. El objetivo es conseguir componentes fácil y rápidamente derivables a otros más sencillos. Si, además, son reutilizables o inocuos para el medio natural habremos dado un paso de gigante en este tema.

La magnitud de la cuestión y las vías de solución efectivas

Es importante que te familiarices con la idea de combinar diferentes estrategias para abordar los temas medioambientales. Las alternativas concretas presentadas en el mercado trabajan centrándose en alguna de ellas o haciendo una síntesis de varias.

1. Materiales para bolsas reutilizables

En bolsas pensadas para un uso alternativo después del uso primario para el que son dispensadas. Los materiales, como no podría ser de otro modo, cumplen las normativas actuales sobre protección del medio ambiente.

Es obligatorio que en su etiquetado se indique la categoría de material con el que fueron confeccionadas o las certificaciones de calidad a las que se acogen. Los plásticos utilizados pueden ser muy diversos y recorren varios tipos de polímeros presentes en el mercado.

Los polietilenos de baja densidad son, por su versatilidad y economía, los más frecuentes. Pero la innovación más destacable es el diseño para prolongar la vida útil del saco o envase.

2. Materiales para bolsas reciclables

Esta es una cualidad básica y, con distinto grado de dificultad o coste, ha de estar presente en cada bolsa que se comercializa. Pero existe una dificultad real para que los materiales sean recogidos y clasificados como materia prima para nuevos productos. Con fuertes campañas de concienciación los resultados por esta vía aún tienen un gran recorrido para mejorar.

3. Materiales para bolsas hidrosolubles

La hidrosolubilidad va un poco a la contra de la naturaleza general de los plásticos. Son muy resistentes a los efectos disgregadores del agua. Hay abiertas múltiples líneas de investigación para producir materiales parecidos a los polímeros PVA.

4. Materiales para bolsas de bioplásticos

Es una categoría de plásticos muy relacionada con la anterior. Se basa en usar como material primario fibras vegetales que garantizarían un retorno ecológico al medio natural.

Tipos de bolsas de plástico según su composición

Merece la pena definir y distinguir claramente algunas características básicas para conocer los tipos de plástico que componen a cada tipo de bolsa:

Qué es una bolsa biodegradable

La evolución natural de las sustancias químicas complejas es descomponerse en otras más simples por el paso del tiempo. Es lo que se conoce como la degradación natural y opera en todos los ciclos de la naturaleza. Pero los plásticos son materiales químicos cuyos derivados generalmente no pasan a formar parte de los nutrientes de un suelo.

Un material biodegradable es el capaz de facilitar una transformación simplificadora por microorganismos y terminar en compuestos integrables la biomasa. Los requisitos para ser clasificado en esta categoría vienen recogidos en la norma UNE-EN 13432.

Qué es una bolsa compostable

Un material biodegradable no siempre es apto para fabricar compost con él. La razón es que el compost requiere un grado de homogeneidad natural entre sus ingredientes.

Tampoco es cierto que una bolsa compostable sea siempre biodegradable. El paso para formar compost puede requerir un tratamiento industrial previo que no se daría de forma natural.

Qué es una bolsa degradable u oxodegradable

Son las que incluyen entre sus componentes algún ingrediente que facilita la disgregación material y química del objeto. Pero por no cumplir la norma citada para la categoría de materiales biodegradables tienen un lugar en la clasificación distinto. Es decir, no son considerados biodegradables.

Qué es una bolsa reciclable

Cualquiera de las bolsas comercializadas es reciclable. Requiere, como se ha dicho antes, de la participación de los usuarios para concentrar estos materiales ya clasificados en un punto que inicie un tratamiento fisicoquímico de reciclaje y recuperación.

La innovación en este capítulo consiste en simplificar los pasos y abaratar los costes de los procesos.

¿Dónde se tiran las bolsas de plástico?

Este es el punto central con las condiciones actuales para reducir el impacto de los plásticos en la naturaleza. Supone un impulso para concentrar nuevamente estos materiales. Es para que queden clasificados y dispuestos a pasar por distintos tratamientos que permitan un nuevo uso o integrarse en el medio ambiente.

Por este motivo se han universalizado unos códigos de colores que identifican a los recipientes donde son recibidas las bolsas para su reciclaje:

  1. Contenedor amarillo. Son para las bolsas más habituales del mercado. En el etiquetado no figura ninguna otra cualidad especial que distinga a ese plástico. Normalmente recibirán un tratamiento para recuperar el material o una destrucción controlada y amable con el medio ambiente.
  2. Contenedor marrón. Es para recibir plásticos que pueden ser mezclados con otros materiales destinados a la formación de compost.
  3. Contenedor verde. Empleado para acumular materiales degradables, biodegradables y oxodegradables.

Como conclusión, la información y un uso responsable de los bienes presentes son las vías más efectivas para conservar el medioambiente para futuras generaciones. La industria productora y los usuarios de los materiales plásticos son variables claves para el éxito de este noble propósito.

¿Necesitas asesoramiento?

Si tienes dudas, nuestros especialistas en diseño y consultores especializados en packaging y embalajes te asesorarán para encontrar la solución específica a tus necesidades.
CONTACTA CON NOSOTROS