Inicio > Blog de embalaje > Tipos de papel para envolver alimentos: ¿Cuál es el mejor para tu negocio?
Blog de embalaje

Tipos de papel para envolver alimentos: ¿Cuál es el mejor para tu negocio?

Si dispones de un comercio o empresa en el sector hostelero, es fundamental que conozcas los tipos de papel para envolver alimentos que existen en la actualidad (para envolver objetos, a modo de decoración para las cajas, corporativo, para regalos, etc.). Un asunto que parece que nada o poco tiene que ver con la hostelería, aunque nada más lejos de la realidad.

El envasado con papel sirve, entre otras importantes cuestiones, para el mantenimiento de los alimentos y para su óptima conservación en las cámaras. Se trata de un mundo nuevo, especialmente para los hosteleros recién llegados al negocio. ¿Sabrías distinguir cuántos tipos de papel hay y cuál es la función de cada uno de ellos? Hagamos un repaso.

Tipos de papel alimentario: ¿cuál es el mejor para tu negocio?

Normalmente, y en especial los hosteleros con poca experiencia en el sector, piensan que el papel que se usa para envolver los alimentos se reduce a dos grandes familias: el de aluminio y el film. Sin embargo, la realidad es que el papel plastificado, el parafinado, el hot melt o el laminado son otros tipos que no podrán faltar en tu negocio.

Papel plastificado

Se trata de un tipo muy usado en Francia. Está plastificado por una cara para que el alimento no ensucie el papel y, de este modo, quede envuelto sin manchar. Además, puedes personalizarlo por la otra cara. Es versátil, útil y perfecto para los hosteleros corporativos.
Por otro lado, su capacidad impermeable lo convierte en idóneo para una perfecta conservación de cualquier tipo de alimento, por lo que tiene un uso universal (carnes, pescados, alimentos cocinados que desprendan aceite, embutidos, etc.).

Papel parafinado

Se trata de otro tipo de papel impermeable, solo que, en este caso, esta parte no está plastificada, sino que está tratada con parafina. Lo puedes utilizar para la conservación óptima de alimentos, así como para mantener una higiene correcta de todos ellos.
Debes saber que esta impermeabilidad no solo está relacionada con la limpieza, sino también con la ausencia de permeabilidad de la humedad y resistente a la grasa.
El parafinado, en cualquiera de sus versiones (puede ser de una o dos caras), destaca por su gran resistencia a los líquidos, por lo que te resultará perfecto para envolver alimentos que contengan o suelten agua como, por ejemplo, los pescados, las carnes, etc.

Papel hot melt

Esta forma de envasado, altamente resistente a la humedad, lleva un revestimiento hot melt por una de sus caras. Se trata de un material hidrófugo muy similar al papel parafinado, solo que el adhesivo empleado es el denominado hot melt.
Este adhesivo (sin solventes en su formulación) es apto no solo para quienes apuestan por la mejor conservación de sus alimentos, sino también por el respeto del medioambiente. En este caso, normalmente este tipo de papel lleva una cara plastificada.
Te recomendamos que lo uses para la presentación de alimentos, ya sea en un restaurante o en un establecimiento donde se apueste por la exposición tipo gourmet. Perfecto para la presentación
así de quesos en aceite, embutidos en general, empanadillas, croquetas, tortilla, etc.

Papel antigrasa

Como su propio nombre indica, es el papel especial para alimentos especialmente grasos. En este caso, estamos hablando de un papel tratado con un producto especial, precisamente con el fin de no dejar que la grasa de los alimentos traspase el envoltorio.

Complejos de aluminio

Si en tu empresa o negocio cuentas con productos de charcutería (jamón, fiambres, embutidos, etc.), debes disponer de este embalaje. En este caso, el papel de aluminio con una capa de celulosa es ideal no solo para la conservación de los alimentos, sino también para la contención de la grasa propia de este tipo de productos. No obstante, y pese a que este uso es el más habitual, este envoltorio es bastante versátil y útil.

Papel laminado

Aunque la versatilidad es un denominador común en todos estos productos para hostelería, lo cierto es que quizás este sea el más funcional, ya que puedes adaptarlo prácticamente a cualquier alimento.
Se caracteriza por llevar en una de sus caras una lámina encolada, de ahí su nombre. Es ideal para la conservación de ciertos alimentos sin que exista la posibilidad de que la grasa o la humedad traspasen.
La particularidad de este papel, no obstante, reside en la posibilidad, si así lo quieres, de separar el papel de la capa de plástico encolada. De esta forma, te será mucho más sencillo reciclarlo. Entre sus múltiples usos, uno de los más habituales es el envasado de embutidos.

En conclusión, recuerda que existen numerosos tipos de papel para envolver alimentos, los cuales te serán especialmente útiles si eres propietario de algún negocio de hostelería. Viejos conocidos reinventados para la conservación de los alimentos, pero también para una perfecta presentación de los mismos. La capacidad de impermeabilidad y su gran durabilidad, son los denominadores comunes de todos ellos.

¿Necesitas asesoramiento?

Si tienes dudas, nuestros especialistas en diseño y consultores especializados en packaging y embalajes te asesorarán para encontrar la solución específica a tus necesidades.
CONTACTA CON NOSOTROS