Inicio > Blog de embalaje > ¿Cuál es el proceso de reciclaje del papel?
Blog de embalaje

¿Cuál es el proceso de reciclaje del papel?

El proceso de reciclaje de papel es una de las formas de reciclar más ventajosas para el cuidado del medio ambiente. Este tipo de reciclado tiene como objetivo producir nuevo papel, el cual es llamado reciclado.

Debes saber que del total de los residuos urbanos, el papel y el cartón suponen entre el 16% y el 25%, de los cuales se consigue recuperar más del 70%. En su mayoría, proceden de revistas y periódicos, envases de productos alimentarios, cajas de cartón, papel de elevada calidad utilizado en impresión y reproducción y papel mezclado.

La mayor parte del papel se fabrica a partir de árboles, aunque desde que se inventó en China, se obtenía también de otras plantas como el algodón, el cáñamo, el helecho, la cebolla, la ortiga y el ajo.

A continuación, explicamos el proceso de reciclaje del papel.

Proceso de reciclaje del papel

Para convertirse en papel reciclado se necesita hacer una recogida selectiva. El papel que ha sido usado necesita ser recogido y separado de otros residuos, para así evitar que se manche y contamine, lo que hace muy difícil el reciclaje.

¿Alguna vez te has parado a pensar qué pasa con el papel que depositas en el contenedor azul? El papel pasa por las siguientes fases:

1. Conversión en pulpa de celulosa

En primer lugar, recuperamos la mayor parte del papel ya utilizado. Este procede principalmente del contenedor azul.En segundo lugar, se convierte de nuevo el material del papel en pulpa de celulosa mediante procesos químicos y mecánicos. Estos consisten en colocar la pasta química procedente de todo el material que se ha recuperado en un instrumento denominado pulper, donde se mezcla con agua.

Este aparato es como una gran hélice cuya misión es separar las fibras que forman la pasta de papel. Seguidamente, se trata con diferentes sustancias aditivas y minerales para que tenga las propiedades buscadas.

2. Tamizado

Esta pasta de celulosa se pasa a través de un tamiz, que se encarga de expulsarla en una fina capa sobre la tela de la máquina de papel. Es una suerte de caja alargada, en cuya parte interior circula la pasta.

Las fibras tienden a situarse en una posición paralela a la tela, en la parte superior. Forma una lámina que, situada sobre la tela o malla, empieza su secado; el agua atraviesa la tela y cae, mientras que las fibras de papel se quedan arriba.

3. Limpieza de la pulpa

A continuación, se centrifuga todo el material para que sus distintos elementos se separen por su densidad. Posteriormente, se procede a la flotación, el siguiente paso que consiste en eliminar la tinta con burbujas de aire.

Seguidamente, toda esta pasta de papel se lava para eliminar pequeñas partículas que pudieran quedar. Es en este momento cuando se procede a la limpieza, el destintado y la separación de la pulpa limpia de los residuos.

En esencia, este paso radica en la limpieza y posterior eliminación de la tinta para obtener como resultado pulpa limpia. En este paso, separada ya de los residuos.

4. Refinado y blanqueo

A continuación, se procede a la depuración de la pasta de papel mediante filtrado y centrifugado, con el objetivo de eliminar las posibles partículas de elementos ajenos a la fibra como alambres, lacas, arenas o cuerdas, entre otros.

Posteriormente, se blanquea el papel bien a través de dióxido de cloro, o bien mediante el método TCF. En este último procedimiento, los agentes blanqueadores suelen ser el agua oxigenada y el hidrosulfito de sodio, un agente químico no tóxico.

La técnica TCF, además de evitar el empleo de cloro, requiere menos agua. Esta se puede reutilizar durante el proceso y es permite tratar las aguas residuales más fácilmente.

5. Elaboración del papel reciclado

Como sabrás, la elaboración del papel propiamente dicha consiste en el paso de la pasta por una serie de rodillos y huecos cuya parte exterior está formada por una malla. Tras pasar por ella, se suprime el resto del agua de la pasta.

Además, el rodillo puede presentar ciertos realces para crear marcas sobre el papel que aún está húmedo. Cuando haya obtenido cierta consistencia, se comienza a eliminar el resto de humedad mediante presión y calor.

Una vez seco, verás como las fibras que en un principio estaban separadas y mojadas, se han juntado y secado para formar lo que hoy conocemos como papel.

El proceso para reciclar papel permite disminuir el consumo de madera, lo que favorece el desarrollo de las masas forestales y reduce los costes de talado, transporte y manipulación. Al mismo tiempo, se logra disminuir el consumo energético primario, cuyo ahorro puede llegar al 60 %. También se reduce el gasto de agua en algo más del 85 %.

Por lo tanto, recuerda separar el papel y el cartón y depositarlos en el contenedor azul. El medio ambiente y, en concreto, los árboles te lo agradecerán.

¿Necesitas asesoramiento?

Si tienes dudas, nuestros especialistas en diseño y consultores especializados en packaging y embalajes te asesorarán para encontrar la solución específica a tus necesidades.
CONTACTA CON NOSOTROS