Inicio > Blog de embalaje > ¿Qué es el fleje, por qué y para qué se utiliza?
Blog de embalaje

¿Qué es el fleje, por qué y para qué se utiliza?

¿Qué es el fleje? Se trata de una pregunta que muchas personas se hacen, y cualquier persona puede necesitar usarlo. Seguro que todos nosotros hemos tenido productos cuyo estado de conservación se habrá beneficiado de su uso. Los flejes son cintas que se utilizan para embalar y sujetar productos, pero vale la pena conocer de una manera más detallada sus características principales. A continuación, te las contamos.

¿Qué es el fleje?

Un fleje es un tipo de cinta especial hecha de un material resistente y flexible que sirve para rodear las cajas y otros contenedores de productos, asegurar su estabilidad y que no se mezclen. Incluso puede valer para acordonar un conjunto de objetos, de forma que los mantendrá unidos y sin que se produzcan movimientos ni roces entre ellos.

Los flejes, por consiguiente, se han consolidado como productos muy útiles y populares en el sector del embalaje profesional. Un sector que no solo abarca el ámbito de la mensajería y los transportistas, sino que también comprende todas las empresas en las que tengan que ser trasladados materiales. Desde las empresas alimentarias a las industriales, pasando por las de mudanzas.

Estos artículos garantizan la seguridad de los artículos transportados, lo cual resulta muy provechoso cuando estos destacan por su fragilidad o tienen que recorrer largos trayectos en los que pueden producirse inciertos movimientos para las cargas. En todo caso, son alternativas mucho más efectivas a estos efectos que los adhesivos de una menor potencia.

Por otro lado, según las necesidades para las que se vayan a emplear los flejes, se usarán unas máquinas flejadoras u otras. Entre ellas, destacamos las siguientes:

  • Manuales: cuentan con palancas y sus mecanismos son bastante sencillos.
  • De mesa: son semiautomáticas y se emplean para pequeñas demandas (en tamaño y cantidad).
  • Automáticas: permiten llevar a cabo más de 150 flejados a lo largo de cada hora de uso, por lo que sus rendimientos son óptimos.

Tipos y usos de los flejes

Aunque ya te hemos avanzado en qué sectores tiene una gran importancia recurrir a los flejes, resulta interesante que conozcas qué utilizaciones concretas se da a estos recursos. Sus usos, por otra parte, están muy vinculados a los diferentes materiales con los que están hechos.

Flejes plásticos de polipropileno (PP)

Estos flejes se emplean, básicamente, para proporcionar una protección superior que evite los posibles hurtos de los paquetes de mayor ligereza. Asimismo, se emplean para el almacenamiento de productos hechos con papel, como las revistas y los periódicos, los cuales se apilan y cuentan incluso con el fleje como asa para ser transportados. Por último, vienen muy bien como cierres de las cajas de cartón que pesan menos de 30 kg. El PP es el material para fleje más ligero y elástico.

Flejes plásticos de poliéster (PET)

Como estos son más rígidos que los anteriores y su elongación es menor, sirven para paletizar las cargas de mayor peso, el transporte de los materiales que se emplean en la construcción y garantizar la seguridad de los recursos de cristalería.

Textiles hilo a hilo

Valen tanto para las cargas más ligeras como para las más voluminosas. Encajan para guardar productos con puntas o salientes, como los azulejos y las maderas. Finalmente, facilitan llevar juntos conjuntos de tubos de acero.

Acero

Los de mayor dureza, aunque no tienen elasticidad. Son óptimos para las cargas más pesadas, resisten más que los plásticos y evitan la abrasión.

¿Necesitas asesoramiento?

Si tienes dudas, nuestros especialistas en diseño y consultores especializados en packaging y embalajes te asesorarán para encontrar la solución específica a tus necesidades.
CONTACTA CON NOSOTROS