Inicio > Blog de embalaje > Qué es la huella de carbono y cómo reducirla en el embalaje
Blog de embalaje

Qué es la huella de carbono y cómo reducirla en el embalaje

Cómo reducir la huella de carbono para el embalaje es las medida más oportuna para reducir las emisiones contaminantes, que afectan el medioambiente.

Teniendo en cuenta que al año se pueden llegar a generar 850 millones de toneladas de dióxido de carbono en todo el mundo, resulta conveniente que pongas en práctica medidas para evitar que las consecuencias del cambio climático sean funestas.

No en vano, la subida de la temperatura media del planeta conlleva todo tipo de efectos que terminan afectando seriamente al medioambiente.
A continuación, te explicamos en qué consiste y cuáles son los métodos más efectivos para disminuirla de manera eficaz, así como los tamaños más recomendados en el embalaje.

¿Qué es la huella de carbono para embalaje?

Este indicador ambiental se basa en la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) que se generan durante el proceso de fabricación, transporte, vida útil y el correspondiente reciclaje de un envoltorio. La cifra final se expresa en unidades equivalentes al dióxido de carbono liberado.

Para calcularlo, tienes que analizar los siguientes factores:

  1. La producción. Se incluye la de las materias primas (plástico, cartón y papel principalmente) de las que se compone el embalaje, la del propio proceso de creación y la de la preparación del artículo para comercializarlo.
  2. El transporte de las materias primas del almacén original a la fábrica, de este punto al almacén y de aquí a la tienda donde adquiere el producto el cliente.
  3. La durabilidad. Se hace una distinción entre los recipientes reciclables y los de un único uso.
  4. El reciclaje y el uso de los residuos generados.

De cada proceso se hace una medición de los GEI. Al final de todo el proceso, se obtiene una cantidad que marcará la sostenibilidad de ese producto.
En algunos países se ha conseguido crear una etiqueta específica en la que se indica la cantidad de gases emitidos, para que el cliente final tenga siempre constancia de este dato y pueda escoger la opción que prefiera.

Cómo reducir la huella de carbono

Si quieres disminuir la huella de carbono, no olvides las medidas que te indicamos a continuación. Es importante subrayar que cualquier empresa tiene la posibilidad, por no decir la obligación, de lograr este objetivo y de ajustar los parámetros de su producción a los más recomendables para ayudar a la conservación de nuestro entorno.

Tamaño del embalaje

Resulta imprescindible reducir al máximo el tamaño de cada embalaje y, sobre todo, amoldarlo al producto que irá en su interior. Entre otros, existen materiales más flexibles y opciones más ecológicas fabricadas a base de fibra vegetal. Esta medida te permite controlar mejor el peso volumétrico y, especialmente, lograr que cada producto esté mejor conservado para que, de este modo, mantenga su sabor y su textura.

Sostenibilidad

Va de la mano del material escogido y de la actividad que realices. Los ERT (envases retornables de transporte) son de plástico y se pueden usar en multitud de ocasiones, limitando así las emisiones contaminantes.
Es importante aclarar que en 2020 la Unión Europea prohibirá el uso del plástico en envases de un solo uso ya que, como sabes, son demasiado contaminantes. Otras opciones a tener en cuenta son el cartón o el papel. El sector se sigue esforzando por reducir los GEI y ofrece todo tipo de opciones.

Compromiso con el medioambiente

Resulta muy adecuado someterse al veredicto de algún organismo independiente que tenga la capacidad de certificar que cada envase utilizado respeta los niveles permitidos de dióxido de carbono. La norma ISO 14064 regula la cantidad más adecuada.
Solo será necesario que contactes con empresas del sector para recibir el informe correspondiente tras la pertinente visita a las instalaciones.

Ecodiseño

La cantidad de contaminación generada en la fabricación y el transporte de cualquier tipo de embalaje son aspectos que generan las emisiones contaminantes.
Se caracteriza por analizar aspectos como el diseño, la estética, la funcionalidad, la seguridad, la calidad o la ergonomía. También se hace especial hincapié en las posibilidades de reciclaje y en buscar siempre las medidas más efectivas para mantener el compromiso con la sostenibilidad y con el futuro del planeta.

En conclusión, las medidas que hemos analizado combinan el diseño ecológico con un mayor ajuste al producto a embalar. El esfuerzo de tu empresa ha de traducirse en una apuesta decidida por reducir la emisión de GEI y por el ciclo de vida útil de los productos.

¿Necesitas asesoramiento?

Si tienes dudas, nuestros especialistas en diseño y consultores especializados en packaging y embalajes te asesorarán para encontrar la solución específica a tus necesidades.
CONTACTA CON NOSOTROS