Inicio > Blog de embalaje > Tipos de Cross Docking. ¿Cuál es el más adecuado en mi negocio?
Blog de embalaje

Tipos de Cross Docking. ¿Cuál es el más adecuado en mi negocio?

Antes de comenzar a explicar los dos tipos de Cross Docking que existen, vamos a recordarte qué es esta técnica. El Cross Docking es la preparación de pedidos en logística y hace referencia a cómo la mercancía se distribuye hasta los usuarios sin un almacenamiento previo, independientemente de cómo sea esta. Puede adaptarse a cualquier tipo de producto, bien sean artículos terminados, materias primas o componentes específicos para una fábrica, cliente final o tienda física. Como la mercancía apenas pasa tiempo en un almacén, no se coloca en las estanterías y no es necesario realizar el proceso de picking. A continuación, verás en qué consisten los tipos de Cross Docking o de cruce de muelle.

Cross Docking Predistribuido

El modelo Cross Docking Predistribuido es el más básico. En él se preparan y organizan las unidades de carga por parte de los proveedores y se tiene en cuenta la demanda final. Es decir, la operación de cruzar el muelle consiste en recibir una mercancía y expedirla sin que apenas intervengan los trabajadores de un almacén.

Todas las unidades que se deben comercializar están organizadas por aquellos que las proveen de acuerdo a sus puntos de entrega. Así, se reciben y mueven hacia los puntos de salida para que se despachen, junto con otras unidades similares de otros proveedores. Se dice que es el modelo de aplicación más básico porque no es necesario que las unidades se manipulen.

Puedes tomar como referencia a la empresa Roche Diagnostics, del sector farmacéutico, que utiliza esta fórmula para aumentar la eficiencia de su centro de distribución. Sabedora de la importancia de automatizar el sistema de almacén, de esta manera también puede controlar el stock.

Automatiza el picking de cajas y palets al instalar transelevadores y un miniload para los pedidos más pequeños. Asimismo, los dos almacenes conviven con una zona tradicional de paletización para productos especiales y tienen un área específica para realizar Cross Docking.

Cross Docking Consolidado

A diferencia del modelo anterior, en el Cross Docking Consolidado las mercancías han de manipularse para adaptarse al requerimiento del cliente final. Esto quiere decir que las unidades de carga se reciben y se trasladan a un área de acondicionamiento, donde se examinan y se ajustan a los pedidos demandados.

Esto supone que haya que organizar palets a partir de unidades de carga menores, o que haya que dividir la mercancía en kits de productos o paquetes individuales para que, posteriormente, se envíen a sus puntos de destino.

Se utiliza este sistema de manera habitual para armar ofertas de productos que se enviarán a almacenes de cadena o de grandes superficies.

Uno de los ejemplos más sonados que emplea esta fórmula es el grupo Eroski, en su centro logístico de Agurain en Álava.

El sector de la alimentación tiene unos plazos de entrega muy ajustados debido a que sus productos frescos tienen fecha de caducidad. Gracias a este sistema pueden satisfacer a sus clientes más exigentes en su amplia red de supermercados.

La zona dedicada al Cross Docking en su plataforma logística es de 6000 metros cuadrados y han conseguido enviar, en un solo día, el 80 % de las mercancías en los centros de mayor actividad. El 20 % restante lo envían al día siguiente.

¿Qué Cross Docking se adapta mejor a mi negocio?

Este proceso no se puede implementar de manera generalizada porque no va a satisfacer las demandas de cualquier almacén o empresa. Antes de tomar la decisión de implantarlo, es necesario analizar los beneficios que producirá, si la inversión estará o no justificada o si empobrecerá los resultados, complicará la gestión logística y encarecerá el proceso.

Las razones para implementar el Cross Docking deben ser:

  • Combinar cargas de productos pequeños en un mismo transporte y ahorrar en este tipo de costes. A esto se le denomina «acuerdo de compensación».
  • Establecer un espacio donde combinar y clasificar productos con características parecidas y que se entregarán en varios lugares tras su gestión logística de forma más rápida y productiva.
  • Dividir las cargas de producto en otras más pequeñas para el transporte y conseguir un proceso de entrega a los clientes más sencillo.

Las técnicas de Cross Docking se pueden utilizar en muchas empresas para ganar en eficacia y velocidad, pero las que más lo utilizan son las que trabajan con:

  • Productos ordenados y envasados que están listos para transportar a un cliente particular.
  • Artículos sin conservantes o que precisan un transporte a una temperatura concreta como, por ejemplo, los alimentos.

En definitiva, aquí has observado un par de ejemplos de cómo se pueden utilizar los distintos tipos de Cross Docking con éxito. Estas empresas no son ejemplos aislados, sino que han conseguido el éxito al incluir en su proceso logístico otros procesos de automatización que están fuertemente respaldados para rentabilizar al máximo la logística del almacenamiento. Aunque antes de implementarlo, deberás evaluar el impacto de sus costes y el funcionamiento de tus operaciones.

¿Necesitas asesoramiento?

Si tienes dudas, nuestros especialistas en diseño y consultores especializados en packaging y embalajes te asesorarán para encontrar la solución específica a tus necesidades.
CONTACTA CON NOSOTROS