Inicio > Blog de embalaje > Los distintos tipos de cajas de plástico y sus usos
Blog de embalaje

Los distintos tipos de cajas de plástico y sus usos

¿Sabías que existen diferentes tipos de cajas de plástico para almacenar cada tipo de producto? Elegir la mejor caja facilitará el transporte y almacenaje, de modo que vamos a hablarte de las principales opciones del mercado.

Usos de las cajas de plástico

Cada caja de plástico tiene un objetivo logístico. En general, son más resistentes que las de cartón y más fáciles de limpiar. Gracias a ello puedes reutilizarlas, lo que las hace idóneas para el almacenamiento, clasificación y transporte de:

  • Alimentos. Las cajas de plástico preservan las propiedades de los alimentos. Al contrario que su contraparte de cartón, estas cajas permiten la ventilación del alimento, al tiempo que aportan una adecuada protección contra choques y aplastamientos. Además, son muy fáciles de limpiar y desinfectar. Por eso son idóneas para transportar frutas y verduras.
  • Productos a granel. La mejor forma de transportar productos a granel es empleando depósitos o cajas de plástico. Y es que necesitarás un embalaje que evite los derrames, a la vez que protege el interior. Por eso estas cajas son una solución idónea para el transporte y almacenaje de pequeños volúmenes.
  • Elementos pequeños. Las piezas metálicas pueden perforar las paredes de las cajas de cartón. A su vez, los componentes electrónicos pueden dañarse si no se guardan en elementos aislantes. De modo que las cajas de plástico son la mejor solución para guardar tornillería y pequeños dispositivos.
  • Productos farmacéuticos. Al igual que los alimentos, los productos farmacéuticos necesitan de ciertas propiedades durante su almacenaje y transporte. Las cajas de plástico mantienen una temperatura estable, lo que permite que se conserven perfectamente.

Tipos de cajas de plástico

Las cajas de plástico se diseñan conforme a especificaciones concretas. Por eso, algunos tipos están orientados a proteger el interior de factores ambientales (luz, temperatura, corrosión, electricidad…) mientras que otros se preparan para facilitar el almacenaje. Estos son los tipos de cajas de plástico que más fácilmente encontrarás en el mercado.

Cajas de plástico apilables y encajables

Las cajas de plástico apilables y encajables son la mejor opción para un almacén logístico. Cuando están vacías pueden encajarse unas en otras, reduciendo al máximo el gasto de espacio. En el momento en que las llenas puedes apilarlas, aprovechando el espacio vertical. Y no olvides que su sistema de engaste dificultará que la pila se derrumbe durante el transporte.

De modo que se trata de la mejor solución si necesitas reutilizarlas una y otra vez. Además aportan protección a los productos de su interior, a la vez que los mantienen ordenados. Por eso es cada vez más frecuente que se utilicen en el hogar, para guardar la ropa de cama o estacional entre otros elementos.

Cajas norma Europa

Las cajas norma Europa se caracterizan por seguir los estándares aprobados en la Unión Europea. Gracias a ello puedes conocer sus características técnicas antes incluso de comprarlas. Además, la homogeneidad de su tamaño te permitirá apilarlas y prever el espacio que van a ocupar en tus operaciones logísticas.

Otra de sus ventajas es que, al tener un tamaño estándar, puedes optar por un sistema de intercambio de envases reutilizables. Así, podrás emplear los servicios de las empresas que se dedican a almacenar, distribuir e higienizar cajas de plástico. De modo que estas cajas son idóneas para el tráfico comercial comunitario.

Contenedores de plástico

Los contenedores de plástico también son apilables y encajables. Pero a diferencia de las cajas que analizábamos antes poseen puertas para poder cerrarlos. De modo que a las ventajas anteriormente reseñadas habría que añadir la protección frente a volcados.

Además, estos contenedores tienen una alta resistencia a la temperatura. Así, no solo pueden utilizarse en diferentes entornos, sino que son perfectos para el transporte de productos farmacéuticos, lácteos u otros que requieran de cierta estabilidad.

Cajas de plástico para almacenaje con rejilla

Estas cajas están ideadas para el transporte de alimentos. Además de poseer las cualidades de cualquier caja de plástico (son económicas, resistentes, ligeras…) permiten la ventilación de su contenido. Por eso son muy utilizadas en el campo, en la panadería y en la hostelería en general.

Además, las cajas de plástico con rejilla se pueden apilar, lo que incrementa su utilidad para almacenar mercancías. En definitiva, se trata de la mejor elección para guardar productos frescos como frutas o verduras.

Gavetas de plástico apilables

Las gavetas son pequeñas cajas abiertas, ideadas para clasificar pequeños elementos. Por eso son idóneos para un taller o una tienda, ya que te permitirán disponer de mercaderías ordenadas y fácilmente accesibles.

Además, las gavetas de plástico apilables optimizan el espacio de almacenaje, y protegen los productos de su interior de agentes agresivos, como determinados productos químicos y la electricidad.

En definitiva, los diferentes tipos de cajas de plástico te permitirán optar por soluciones adaptadas a tus necesidades. La versatilidad de este material lo convierte en tu mejor aliado logístico.

¿Necesitas asesoramiento?

Si tienes dudas, nuestros especialistas en diseño y consultores especializados en packaging y embalajes te asesorarán para encontrar la solución específica a tus necesidades.
CONTACTA CON NOSOTROS