Inicio > Blog de embalaje > Envases para alimentos en la hostelería: ventajas y desventajas
Blog de embalaje

Envases para alimentos en la hostelería: ventajas y desventajas

En la actualidad, se pueden encontrar en el mercado una gran variedad de tipos de envases para alimentos. Si bien es cierto que se elige un modelo u otro dependiendo del producto que se vaya a embalar, todos ellos tienen un objetivo común, que no es otro que el de proteger los alimentos.

Se trata de la función principal de los envases, aunque también, a medida que han ido pasando los años, han adoptado otras muy útiles, tanto para los fabricantes como para los consumidores.

La importancia de los envases

Los envases se encargan de evitar que los productos sufran daños, de prolongar su duración todo lo posible o de aislar a los alimentos de los factores ambientales que puedan afectarles. Asimismo, también se han convertido en un gran recurso para informar al consumidor, ofreciendo datos de gran importancia para su consumo como por ejemplo, los ingredientes, el modo de conservación, la información nutricional o cómo tomarlo, entre otras cosas.

Dependiendo de los alimentos que se quieran envasar o el objetivo que tenga el embalaje para los productos, así se puede elegir entre diferentes tipos de envases. Es conveniente escoger bien el material para que los alimentos no sufran daños ni tampoco, se altere su calidad.

A continuación, te contamos las ventajas y los inconvenientes de cada envases para que puedas tener todos los conocimientos necesario, y elegir el mejor para tu negocio.

Tipos de envases para alimentos: pros y contras

Envases de Plástico

  • Ventajas: se trata de un material muy versátil, por este motivo, se utiliza para una gran variedad de alimentos y se puede modificar para prácticamente cualquier diseño. De este modo, se puede adaptar al producto que se quiere proteger. Los más conocidos son los botes, botellas, las bolsas, bandejas o incluso estuches. Por norma general, en la industria, los envases de plástico son muy utilizado tanto para proteger los productos, como para transportarlos o distribuirlos, aunque tiene innumerables desventajas. El plástico no es un material resistente a las altas temperaturas, y absorbe fácilmente los olores y los sabores de los alimentos.
  • Desventajas: la mayor desventajas es su impacto en el medio ambiente: el plástico no es un material biodegradable y a pesar de que este tipo de materiales puede reciclarse, una vez que se ha reciclado no puede volver a utilizarse para el consumo humano. Algunos ejemplos son los envases para el queso, las botellas de bebidas, bandejas de carnes o los vasos de yogur.
  • Envases de Cartón

  • Ventajas: el cartón es uno de las principales características son la ligereza y la resistencia, y es totalmente reciclable. Se suele utilizar para almacenar, presentar y enviar alimentos, y se puede moldear para adaptarlo a cualquier formato. Lo normal es que se encuentren en productos como comida para llevar, las cajas de frutas o de verduras,tarrinas de frutos secos, tubos para condimentos o cajas de comida congelada.
  • Desventajas: el cartón no es un material resistente y necesita el auxilio de otro material para conservar cualquier alimento. Además es un material altamente absorbente, y por lo tanto transfiere con facilidad la humedad y agua a su contenido.
  • Envases de Metal

  • Ventajas: El metal favorece a que el envase pueda contar con un cierre hermético que ayuda a una mayor conservación en el tiempo de los alimentos. Estos envases son bastante útiles para proteger el producto, por ello, habitualmente se elige el metal para los alimentos en conserva. El principal formato que se encuentra con metal es la lata de envasado, en la que se pueden almacenar pescados, frutas, verduras o patés, entre otros.
  • Desventajas: los envases de metal son difícil de almacenar, y algunos tipos de envases metálicos, como el acero, son vulnerables a los efectos de la corrosión, causando el deterioramiento del metal.
  • Envases de vidrio

  • Ventajas: los envases de vidrio tienen dos ventajas, por un lado, que nunca se oxidan y por otro, su impermeabilidad a los gases. Este tipo de envase no presenta aditivos para una mejor conservación y además, se puede reutilizar gracias a que resiste altas temperaturas. Si se lava y se esteriliza puede durar mucho más tiempo como envase, y por supuesto, hay que añadir que también se puede reciclar.
  • Desventajas: se puede hablar de su precio, puesto que los envases de vidrio son mucho más costosos. Algunos ejemplos claros de alimentos o productos que utilizan este tipo de envases son la cerveza o la mermelada
  • Envases de madera

  • Ventajas: se trata de un material muy resistente que además, aguanta muy bien la conservación. Normalmente, la madera se utiliza para envasar líquidos como puede ser por ejemplo, el aceite, la cerveza o el vino, entre otros. Según los expertos, este material es el ideal para este tipo de productos puesto que conserva mucho mejor el sabor y la calidad de los mismos. De igual modo, las frutas y las verduras también pueden envasarse en cajas de madera, al igual que se utilizan para presentar productos del tipo gourmet.
  • Desventajas: La madera necesita un espacio mayor para el almacenamiento y puede resultar bastante costosa comparado con otros tipos de envases
  • Envases de papel

  • Ventajas: el papel es un material ligero, barato y biodegradable. Su utilizo más común es el envase de cartón para alimentos.
  • Desventajas: es un material poco resistente, pero que suele dar buenos resultados para ciertos productos. El envasado en papel se ve, principalmente, en alimentos como los paquetes de azúcar o de sal, o los sacos de harina.
  • Envases de Aluminio

  • Ventajas: sin duda, es uno de los materiales más comunes en el sector, puesto que es muy económico y además, muy sencillo de fabricar. La gran ventaja de estos envases es que se pueden obtener a partir de artículos reciclados, teniendo en cuenta además que son bastante seguros y suelen prolongar bastante la vida útil de los alimentos.
    El aluminio se encuentra en el cierre de las bandejas de plástico o también en la parte interior de las bolsas. Se adapta prácticamente a cualquier forma y tamaño y se utiliza, principalmente, para las comidas precocinadas o alimentos que se van a consumir casi de forma inmediata.
  • Desventajas: los envases de aluminio son costosos, y se pueden deteriorar o deformar durante su manejo. Los líquidos pueden causar que el material interno se deteriore.
  • En el sector de la hostelería existen muchos tipos de envases que se eligen dependiendo de los alimentos que se quieran conservar. Los materiales más habituales son el plástico, el aluminio o el cartón, aunque existen otros envases que se utilizan para alimentos en concreto, teniendo en cuenta también la función que desempeñen.

    ¿Necesitas asesoramiento?

    Si tienes dudas, nuestros especialistas en diseño y consultores especializados en packaging y embalajes te asesorarán para encontrar la solución específica a tus necesidades.
    CONTACTA CON NOSOTROS