Inicio > Blog de embalaje > ¿No sabes cómo elegir tu diseño de packaging?
Blog de embalaje

¿No sabes cómo elegir tu diseño de packaging?

El diseño de packaging es uno de los elementos fundamentales a cuidar dentro de cualquier empresa. Dice mucho más de ti de lo que pueda parecer. Principalmente porque es la primera impresión material que se van a llevar de ti tus clientes. Por otro lado, el diseño de envase o cubierta va a determinar mucho la experiencia del unboxing. O bien dotándola de un carácter dinámico y rompedor, o bien haciendo que resulte del todo irrelevante.

8 consejos para un buen diseño de packaging

Principalmente, un buen packaging cumple varias funciones. Atraer la vista de los potenciales clientes, informar de manera clara y directa sobre el producto en cuestión, y añadir algo de interés para el mismo. Y, evidentemente, también puede ser un recurso excelente para ayudar a venderlo. Por eso queremos darte unos consejos para explicarte en qué puntos tienes que atender para un buen packaging.

La integración de nuevas tecnologías

Siempre es un acierto apostar por lo nuevo. Y más aún cuando se trata de mejorar la experiencia de tus clientes. En este caso, una idea muy socorrida es la de recurrir a algunos elementos de las nuevas tecnologías que se pueden integrar con armonía en el empaquetamiento que practique tu marca.

Por ejemplo, la realidad virtual ya la han empezado a integrar algunas empresas, así como los códigos Bidi. En cualquier caso, es algo que se va renovando continuamente. Y, por lo tanto, puedes ir integrándolas a medida que van surgiendo.

El packaging inteligente

El smartpackaging es una realidad que se empieza a introducir en el trabajo de diseño de muchas marcas. La idea es muy sencilla: ofrecer una serie de informaciones útiles al consumidor acerca del propio producto. Por ejemplo: avisar cuando algo está a punto de caducar, o tal vez cuál es el momento ideal para comerlo. Alertar de que se conserva a demasiada temperatura… Hay muchos ejemplos sobre ello. La idea sería aquí la de que el packaging no solo sirve para proteger o impresionar, sino también para informar. Lo único que tienes que pensar es qué tipo de información es relevante y cómo puedes ofrecerla adecuadamente.

Pensar en el facing

Es decir, que el embalaje tenga consistencia y forma propias. Que pueda mantenerse en pie y, por ello, colocarse cómodamente en diferentes sitios. Esto no solo resulta útil, sino que también es especialmente atractivo a la hora de pensar en venderlo y en ofrecerlo de manera atractiva para el público.

Utilizar figuras retóricas

Jugar con el diseño para hacerlo mucho más visual e impactante es una estrategia muy buena a la hora de conseguir que el público recuerde tu producto. Puedes encontrar una gran cantidad de envases que, por ejemplo, juegan con la personificación como un elemento para producir una sorpresa en el espectador. Consiste en utilizar la creatividad para salirse un poco de la línea habitual de envasado. De esta manera, y eligiendo una correspondencia inteligente entre la figura retórica y el propio producto, puedes mejorar la primera impresión y dejar tu producto en la memoria del consumidor.

Mantener una comunicación clara y directa

Un envase no solo es una cuestión de diseño y de creatividad. También debe de contener una buena dosis de información, y esta tiene que ser sencilla de encontrar. Por ejemplo, si se trata de un alimento, tiene que contener su fecha de caducidad, la información nutricional y demás. Evidentemente el diseño tiene que guardar determinados elementos más sofisticados que hagan que el resultado sea más llamativo y original. Pero lo que nunca puedes hacer es mejorar el diseño en detrimento de la información. Esta tiene que presentarse siempre con absoluta claridad y transparencia.

Lograr la adecuación al público objetivo

Este punto se puede aplicar a prácticamente cualquier acción que se realice sobre uno de tus productos. Tienes que pensar bien y condensar en una idea aquello que estás vendiendo. Y, posteriormente, plasmar esa idea en el envoltorio del mismo objeto. No puede ser que generes extrañas incoherencias. Por ejemplo, si se trata de una camisa de hombre pensada para situaciones elegantes, su envoltorio o packaging tiene que ser igual de elegante y de serio. Incluir una especie de broma por la sencilla razón de que resulta original es un error especialmente grave. Principalmente porque destruyes esa experiencia de unboxing y predispones al público y al cliente a una mala valoración.

Cómo crear valor añadido al envase

Poco se habla sobre esto, pero sin lugar a dudas es uno de los puntos más importantes que hemos recogido aquí. ¿Qué es un valor añadido? Un envase sirve, principalmente, para proteger y cubrir aquél producto que ha sido adquirido por el cliente. Sin embargo, también se puede pensar el envase para que cumpla alguna que otra función. Aquí cabe pensar en el producto en sí y en qué se espera o se busca de él. Por ejemplo, en los envases de pasta hay muchos modelos ya diseñados para dejar una abertura por la que ir retirando porciones individuales de espaguetis. Este tipo de detalles son los que generan el valor añadido.

Por qué tener en cuenta el significado de los colores

Saber un poco sobre psicología del color te puede ayudar a crear un envase que, efectivamente, cumpla con tus expectativas y con lo que esperas transmitir. Por ejemplo, el amarillo y el naranja suelen implicar o apelar al movimiento y al entusiasmo, a la electricidad. Se utilizan mucho en los restaurantes de comida rápida y se enfocan principalmente al consumo fugaz y a públicos jóvenes. Por otro lado, el azul se relaciona con la calma, y tiene que ver con productos que no son de primera necesidad y que se escogen con más tiempo. El verde, por otro lado, tiene una apelación muy clara: a lo eco y lo biológico.

En conclusión, el diseño de packaging exige una presencia de creatividades. Su construcción tiene que pensarse desde diferentes ángulos, lo que implica que son varios los profesionales que tienen que trabajar en este proceso. Desde diseñadores y creativos hasta los propios consumidores potenciales.

¿Necesitas asesoramiento?

Si tienes dudas, nuestros especialistas en diseño y consultores especializados en packaging y embalajes te asesorarán para encontrar la solución específica a tus necesidades.
CONTACTA CON NOSOTROS